Nueva lista de comics que comprarse

David Rubin, autor de La Tetería del oso malayo, reivindica el uso de la palabra “tebeo”. Mientras me pongo a reflexionar sobre si seguir diciendo el tradicional “comic”, la tan de moda “novela gráfica” o recuperar el españolísimo “tebeo”, aquí va un nuevo listado de futuras compras (si antes no me los ha traído algún alma caritativa).

Pues eso.

Aventureros al tren

Los Reyes Magos se portaron muy bien y me dejaron unos cuantos juegos de mesa en casa. Entre ellos la edición de este año del Trivial y también uno que tenía ganas de tener: Aventureros al Tren (o “Ticket to ride” para los anglos).

Jugando la primera partida uno entiende porqué ha recibido tantos premios desde su lanzamiento: la dinámica de juego es rápida y simple, las reglas concretas, apenas hay excesiva complejidad estratégica, el argumento es atractivo y se puede explicar en 2 minutos.

Se trata de ir uniendo ciudades a través de líneas de tren partiendo de unos destinos repartidos a suertes. El que más líneas construya y más destinos complete, gana la partida.

Lo que me sigue fascinando en los juegos actuales es la capacidad de dotar de valor añadido a la experiencia de juego. Por ejemplo, en el caso de “Aventureros al Tren” te regalan una suscripción a la comunidad online, donde hay partidas diarias y foros para comentar las jugadas con otros aventureros. Puedes también adquirir expansiones, comprar nuevos mapas (la putada es que no los venden sueltos, ooooh!) o incluso pasarte a la versión de cartas si es que te mola mucho.

Pues eso, que si buscáis un juego de mesa para todos los públicos y con capacidad de enganche, este parece ser el adecuado.

Las bicicletas son para el verano

 

Pero anda que no me molaría a mi ir a currar todo el año sobre una.

Y es que la idea parece una locura si hablamos de ir a trabajar en bici en una ciudad como Madrid, y más todavía si tienes que recorrer 7 kilometros, como es mi caso, de calles llenitas de coches poco amigables con aquellos que se mueven sobre dos ruedas. Sin embargo, en mis sueños, cuando imagino una ciudad llena de carriles bici, me veo subido a una de esas fabulosas bicicletas de estilo retro. Me imagino llevando una tipo cruiser o tipo beach. Cualquiera de las de Electra me parecerían bien, aunque el modelo Deluxe me pone bastante.

En otras ocasiones me sueño llevando una bici clásica, tipo amsterdam, de ruedas grandes. O también una de esas de paseo, con una única barra central muy baja para poder subirse cómodamente. Creo que una Orbea sería una buena opción, por qué no.

La verdad es que si no fuera porque no tengo espacio en casa, hace ya tiempo que ese sueño se habría hecho realidad.

Para los que son soñadores como yo, dos tiendas recomendadas: Bicis Calmera para comprar y Choppers Bikes para flipar.

Los juegos de mesa vuelven a casa

Con tanta consola y tanta maquinita había perdido de vista el mundo de los juegos de mesa. No ha sido hasta hace un par de años, después de que mis padres nos regalaran por Reyes el “Genial“, cuando volví a interesarme por el mundo de las fichas, los dados y los tableros plegables.

Cuando uno piensa en juegos de mesa es fácil pensar en el “Parchís”, el “Tragabolas”, el “Quién es quien” o el “Trivial”. Y aunque estos son gandes clásicos, y yo un fan incondicional de ellos (en especial del Trivial), los juegos de mesa han evolucionado bastante en estas últimas décadas. Quizá contagiados por sus hermanos digitales o por el mundo del rol, ahora es fácil encontrar juegos de mesa bastante chulos. Juegos que proponen intrigas muy bien noveladas o partidas rápidas pero muy adictivas. Además, aprendiendo de nuevo de sus hermanos, puedes comprar expansiones para añadir nuevas temáticas o complicar la partida. Y como no podría ser de otra manera, en la web se aben comunidades de fans dispuestos a compartir consejos e incluso a ayudarte a personalizar aún más tu juego.

A mi me llaman mucho la atención los juegos que se reducen a una simple baraja de cartas, lo que facilita poder guardarlos en casa o llevarlos en el bolsillo sin problemas. Atención a la empresa Cromola, verdadera especialista en esta cuestión.

El único problema, como siempre, que en algunos de los casos hacen falta un buen puñado de jugadores para que el juego merezca la pena, y eso, claro está, no siempre es fácil de conseguir.

Os dejo una lista de algunos de los que más me han impresionado últimamente (se aceptan recomendaciones):

  • Jungle Speed. Peleas tribales por conseguir un totem de madera. Bueno para grupos.
  • The Hive (la colmena). Este ha llegado a casa hace un par de días. Un ajedrez pero cambiando alfiles y peones por escarabajos y hormigas. Tremendo, y para dos jugadores.
  • Genial. Ya os he hablado de él, pero no por ello me lo voy a saltar. Máximo 4 personas, pero es el juego de más éxito en los últimos años. Una palabra: adictivo.
  • Bang!. Duelos en el lejano oeste. Caerá en navidades, sino antes. Hay varias ediciones, pero ese estuche metálico en forma de bala quedará precioso en la estantería del salón. Lo malo, no hay de momento versión en español.
  • Los Hombres lobo de Castronegro. Emoción y misterio. Una niña tiene la salvación. Rol con apenas una decena de cartas. Este también caerá pronto.

Me dejo alguno como “Los colonos de Catán”, “Ciudadelas”, “Carcasone”, “Times up” o “Aventureros al tren” e incluso alguno que acabo de ver mientras miraba enlaces y que tiene muy buena pinta.

Bienvenidos a casa otra vez, queridos juegos de mesa.

Polaroid PoGo, no tan mala idea

Ando algo revolucionado últimamente con el tema de la fotografía instantánea. Tras el intento fugaz de hacerme con una Fuji instax mini 55i este verano, al final recordé que en casa había una Polaroid de mi hermana pequeña. Como yo siempre creo en las segundas oportunidades, he comprado unos carretes y la Polaroid ha vuelto a sonreir.Encontrar carretes está siendo una odisea, pero eso os lo cuento luego. Ahora quiero hablar de Polaroid PoGo.

No sé si sabeís que Polaroid dejó de fabricar carretes para sus cámaras hace unos meses. Se ve que ya no hay mercado, algo que no me creo. Mercado hay, pequeño pero hay. Lo que pasa es que el trozo de tarta en el mercado digital es muchísimo más grande. Total, que entre las primeras ideas que han presentado está PoGo, una pequeña impresora de bolsillo, del tamaño de una cámara compacta, y que pretende ser su mejor amigo. La cosa funciona así: te llevas tu cámara en un bolsillo y la impresorita en el otro. Haces una foto, sacas la impresora y en unos segundos tienes la foto entre tu manos. Y ojo, que además de ser compatible con cámaras fotográficas también imprime imágenes desde tu móvil.

La idea no es mala. Es un primer intento de reinventarse y además mantiene el concepto de la foto instantánea. Pero a pesar de que el precio de la impresora y de sus carretes es bastante asequible (apenas 8 euros el paquete de 30 fotos y la tinta va incluida en el carrete), su tamaño es algo pequeño: fotos de apenas 7,5 x 5 cms.

¿Será suficiente? Y lo más importante, ¿será competencia para impresoras como la Canon Selphy CP750, que parece igual de portatil, imprime en 10 x 15 cms y no es excesivamente más cara? Yo creo que sí, que aunque es un producto muy mejorable, el tamaño puede ser suficiente y sin duda puede plantar cara a las grandes. A mi por lo menos me apetecería mucho probarla (¿hay algún responsable de producto de Polaroid en la sala?).

Lo que si que estoy seguro es que PoGo parece una buena manera de ir preparando el terreno para librar la batalla de las impresoras fotográficas.

Cámara Lomo “Yone x Cheki”

http://shop.lomography.com/shop/

Me acaba de llegar la newsletter de Lomography y me he quedado enganchado a esta cámara. Es un nuevo modelo de cámara de fotos instantáneas. Curioso que se lance ahora, y más cuando Polaroid ha anunciado que cierra.

En el microsite de la cámara podéis encontrar toda la información.

Como siempre, la presentación de la cámara me ha enamorado. Los de Lomo saben siempre cuidar el empaquetado. Todavía conservo las cajas de mi Fisheye y de la ActionSampler, y es un lujazo.

En esta ocasión la caja está tematizada con ilustraciones de Yone y Fafi, dos artistas con muy buena pinta.

Aprovechando, me ha dado una vuelta por el site oficial de Fafi, y me surge una duda: ¿Quién fue antes, Fafi o Miss Van? Yo me quedo con Miss Van.

Matriuskas de Star Wars

Las tradicionales muñecas rusas, pero en versión Star Wars. Hay seis modelos distintos, pero los que realmente merecen la pena son estas, la familia “Anakin – Anakin grandulon – Darth Vader”.

Ya en su tienda habitual!

Flor de té

Ando algo revolucionado estos días con esto, con las flores de té. Son flores hechas con hojas de té. Se introduce la flor en el recipiente, se añade agua caliente y, poco a poco, la flor se va abriendo. Finalmente se sirve el té.

Al fin y al cabo no es más que una forma muy suntuosa de hacer té, ya que la flor no tiene nada de especial salvo el espectáculo visual que genera al abrirse. Es té y sabe a té. Pero ¿es que hace falta algo más? ¿Es que no es suficiente con eso?

He encontrado en España un importador de estas flores de té chinas. Se llama Tea Gu y está en Barcelona, aunque también venden online. Hablando con ellos por teléfono, que por cierto son realmente amables, me han informado de una tienda en Madrid donde las venden. Ya os contaré cómo es la experiencia en cuanto me haga con una cajita.

[Leido en un blog que no recuero, pero en Directo al paladar también hablan de ello.]

Regala comics

En el día del libro, regala comics. O eso dicen por ahí. Yo me sumo a esta iniciativa y os dejo unos títulos por si os animais (y de paso dejo pistas para mi cumpleaños):

  • The Watchmen, de Alan Moore. Edición 2007 en encuadernación de lujo. Un clásico que no me he leído.
  • Persépolis integral, de Marjane Satrapi. Todos los números en uno sólo. Su autora no puede volver a Irán a causa de esta obra. Tampoco lo he leido pero me encantaría hacerlo.
  • Asterix y sus amigos. Asterix redibujado por otros autores. Versión oficial de aquel oficioso “Isterix” que compré de pequeño.
  • Cuarenta y seis. Este lo referencio como chascarrillo, pero que no me lo regale nadie. Singular homenaje a Valentino Rossi, el motorista, hecho por Milo Manara, el rey del comic erótico.

Actualización de 12-05-07: Como debe ser que me he portado bien me han regalado Paracuellos, Watchmen y Asterix. Los tacho de la lista.

Tu Lego a medida

Dando un paseo por la web de lego me he vuelto a topar con la Lego Factory y el Lego Digital Designer, un software que te ofrecen y a través del cual puedes construir tu propio lego. Luego, previo pago de su importe, te recogen las piezas que has utilizado, las meten en una cajita (que tú puedes personalizar) y te las envían donde tú quieras. Fabuloso para un regalo original.

Eso sí, armaros con una buena dosis de paciencia, que construir un lego con un ratón en vez de tus manitas no es nada sencillo. Y tambien romper la hucha, que tener un lego personalizado es bonito pero caro.

Y ya que estáis por la web, os recomiendo los nuevos salpimenteros y posavasos lego, a juego con las hieleras que ya habéis comprado, ¿no?

Claro, que si queréis ser lo más, compraros el Halcón Milenario. Unidades limitadas bajo pedido a 550 euros la unidad. Eso sí que es frikismo.

Noche de Reyes

A pesar de todos los intentos de Dani (metadata) a lo Grinch con su grito “¡Dadles los putos juguetes!”, yo me quedo con la versión de Aida (Sexo, cervezas y algunas otras cosas).

Ver vídeo

La llamada del Cthulú

Lo quiero.

Frigopoesía

Una vuelta de tuerca a los imanes de nevera: frigopoesía, más de 500 palabras imantadas para que desarrolles tu sentido creativo.

La web es un poco mala, pero si las encontráis por ahí seguro que las frigopoesias os van a encantar. Os dejo una foto realizada por “En las nubes“.

Otro ladrillo en el muro

He visto un ajedrez de Lego, y lo quiero ya.

Y de paso, la bola de nieve, la caja de herramientas, y un llavero.

Cubos y cabezones

Lo reconozco, soy un consumista. Si Karl Marx me viera se echaría a llorar. Claro, que si Karl Marx viviera hoy seguramente habría montado una franquicia de comida rápida y llevaría un móvil 3G con la foto del Ché Guevara.

El caso es que tengo que añadir a mi lista de deseos dos paridas más:

  • Hidamari No Tami, o en español ‘la gente del sol’. Son unos pisapapeles con forma de muñecos cabezones que mueven la cabeza cuando les da el sol. Toma ya! Ver el video de estos simpáticos cabezones moviéndose. Qué más se puede pedir. ¿Se puede pedir? Póngame siete.
  • Cube World. Alucino con esto: Personajes encerrados en cubos que interaccionan con otros personajes encerrados en cubos en función de donde estén colocados estos cubos. Y pasan de un lado a otro, y de arriba a abajo. Cubo, cubo, cubo yaaaa! Sin palabras: ver el video.

Regalos con estilo [Holiday Gift Guide]

Cool Hunting ya ha publicado su Guía de regalos navideños 2005, para aquellos que buscan un regalo diferente. Por supuesto, lo diferente se paga (regalos todos próximos a los 50 euros). Aunque se pueden encontrar soluciones económicas, como el semáforo de la foto, a 12 dolares.

Cool Hunting siempre preocupados porque estemos a la moda. Voy a buscar más guías, que recuerdo haber visto el año pasado un par de ellas más.

Este blog funciona gracias a WordPress con el theme GimpStyle diseñado por Horacio Bella.
Entradas y Comentarios feeds. XHTML y CSS válidos.