Cubos para jugar con tu imaginación

Los Story Cubes son uno de los top ventas en juegos y entiendo muy bien porqué. Sencillos de llevar, simples, bien hechos, baratos y con infinitas posibilidades: desde jugar hasta utilizarlos como inspiración.

Hay ya varias versiones: clásicos, viajes, e incluso están pensando en construir unos de mayor tamaño para “profesionales”.

Lego + Fotos clásicas

Vale, poneros en la siguiente situación: eres una persona que ha jugado demasiadas horas con el Lego, tanto que incluso llegaste a comprar diferentes versiones de la comisería de policia e incluso tenías una llave para desmontar bloques.

Suponte también que además te mola mucho la fotografía, tanto que tienes varias cámaras e incluso esos filtros raros que sólo se utilizan una vez cada dos años. ¿Hasta aquí todo bien?

Vale, ahora imagina que saltando entre enlaces llegas hasta esto: una galería de fotos clásicas realizadas con Lego. ¿Se puede pedir más?

Resulta que Mike Stimpson ha cogido sus piezas de lego, sus equipo fotográfico y ha representado algunas de las más importantes fotografías. Me gustan casi todas, pero especialmente me quedo con la de La estación San lazaro de Cartier-Bresson, la del miliciano de Capa, la de Madrid, la de la guerra de los claveles a lo Star Wars, la del cosmonauta, la de la jugadora de tenis…. buf, todas!

Lo grandioso es que Mike ha publicado también la configuración de la iluminacion de las fotos. Es genial echar un vistazo a esos setups y al equipo utilizado, y luego compararlo con la foto final.

El caso es que esta idea es tan buena que la propia Lego la ha utilizado para su campaña de 50 aniversario (¿casualidad?). La verdad es que la versión de la propia Lego de los hechos de la plaza de Tiananmen o de la caída del Muro de Berlín es la releche.

Si a alguien el interesa, Mike tiene puestas en venta estas fotos y un calendario con algunas de ellas, y alguna que otra que también merece la pena (como esta!).

Aventureros al tren

Los Reyes Magos se portaron muy bien y me dejaron unos cuantos juegos de mesa en casa. Entre ellos la edición de este año del Trivial y también uno que tenía ganas de tener: Aventureros al Tren (o “Ticket to ride” para los anglos).

Jugando la primera partida uno entiende porqué ha recibido tantos premios desde su lanzamiento: la dinámica de juego es rápida y simple, las reglas concretas, apenas hay excesiva complejidad estratégica, el argumento es atractivo y se puede explicar en 2 minutos.

Se trata de ir uniendo ciudades a través de líneas de tren partiendo de unos destinos repartidos a suertes. El que más líneas construya y más destinos complete, gana la partida.

Lo que me sigue fascinando en los juegos actuales es la capacidad de dotar de valor añadido a la experiencia de juego. Por ejemplo, en el caso de “Aventureros al Tren” te regalan una suscripción a la comunidad online, donde hay partidas diarias y foros para comentar las jugadas con otros aventureros. Puedes también adquirir expansiones, comprar nuevos mapas (la putada es que no los venden sueltos, ooooh!) o incluso pasarte a la versión de cartas si es que te mola mucho.

Pues eso, que si buscáis un juego de mesa para todos los públicos y con capacidad de enganche, este parece ser el adecuado.

Los juegos de mesa vuelven a casa

Con tanta consola y tanta maquinita había perdido de vista el mundo de los juegos de mesa. No ha sido hasta hace un par de años, después de que mis padres nos regalaran por Reyes el “Genial“, cuando volví a interesarme por el mundo de las fichas, los dados y los tableros plegables.

Cuando uno piensa en juegos de mesa es fácil pensar en el “Parchís”, el “Tragabolas”, el “Quién es quien” o el “Trivial”. Y aunque estos son gandes clásicos, y yo un fan incondicional de ellos (en especial del Trivial), los juegos de mesa han evolucionado bastante en estas últimas décadas. Quizá contagiados por sus hermanos digitales o por el mundo del rol, ahora es fácil encontrar juegos de mesa bastante chulos. Juegos que proponen intrigas muy bien noveladas o partidas rápidas pero muy adictivas. Además, aprendiendo de nuevo de sus hermanos, puedes comprar expansiones para añadir nuevas temáticas o complicar la partida. Y como no podría ser de otra manera, en la web se aben comunidades de fans dispuestos a compartir consejos e incluso a ayudarte a personalizar aún más tu juego.

A mi me llaman mucho la atención los juegos que se reducen a una simple baraja de cartas, lo que facilita poder guardarlos en casa o llevarlos en el bolsillo sin problemas. Atención a la empresa Cromola, verdadera especialista en esta cuestión.

El único problema, como siempre, que en algunos de los casos hacen falta un buen puñado de jugadores para que el juego merezca la pena, y eso, claro está, no siempre es fácil de conseguir.

Os dejo una lista de algunos de los que más me han impresionado últimamente (se aceptan recomendaciones):

  • Jungle Speed. Peleas tribales por conseguir un totem de madera. Bueno para grupos.
  • The Hive (la colmena). Este ha llegado a casa hace un par de días. Un ajedrez pero cambiando alfiles y peones por escarabajos y hormigas. Tremendo, y para dos jugadores.
  • Genial. Ya os he hablado de él, pero no por ello me lo voy a saltar. Máximo 4 personas, pero es el juego de más éxito en los últimos años. Una palabra: adictivo.
  • Bang!. Duelos en el lejano oeste. Caerá en navidades, sino antes. Hay varias ediciones, pero ese estuche metálico en forma de bala quedará precioso en la estantería del salón. Lo malo, no hay de momento versión en español.
  • Los Hombres lobo de Castronegro. Emoción y misterio. Una niña tiene la salvación. Rol con apenas una decena de cartas. Este también caerá pronto.

Me dejo alguno como “Los colonos de Catán”, “Ciudadelas”, “Carcasone”, “Times up” o “Aventureros al tren” e incluso alguno que acabo de ver mientras miraba enlaces y que tiene muy buena pinta.

Bienvenidos a casa otra vez, queridos juegos de mesa.

España en el Monopoly

Monopoly va a lanzar un tablero “mundial” donde las casillas en lugar de ser calles serán ciudades. Y para elegir cuáles deben salir están haciendo la ya “más-que-típica-votación-popular-online”.

De España se pueden votar Madrid y Barcelona. Todavía me estoy preguntando por qué en Madrid sale una bailadora flamenca y un guitarrista, pero mientras encuentro la respuesta ya les he dado mi voto a ambas.

Para votar debéis entrar en la web Monopoly World Edition. Tranquilos, que está en español.

Patatas

Pase que al Señor Patata (Mr Potato) le vistan de Darth Vader. Pase también que le disfracen de Storm Trooper o R2-D2.

Puedo entender que le metan dentro del apretado y ajustado traje de Spiderman, con lo que eso supone para alguien que se llama Señor Patata.

Pero lo que si que no había ninguna necesidad era de vestirle de Optimus Prime. No, no, no. A un Señor Patata no se le puede hacer eso.

Este blog funciona gracias a WordPress con el theme GimpStyle diseñado por Horacio Bella.
Entradas y Comentarios feeds. XHTML y CSS válidos.