Hotel d’Orsay

Los foteros tenemos estas cosas. Que de repente nos quedamos parados, como en estado de shock, mirando hacia una pared. El mundo se detiene. Y los que van contigo piensan: “¿le habrá dado un chungo a este?”. Pero no, tú estás mirando esa pared como si fuera lo más increíble que has visto en tu vida.

Los que hacemos fotinchis somos así de absurdos. Tanto como para hacer una docena de fotos de la misma pared e incluso dedicarle un set de fotos entero a un parking.

Querednos, por favor, que en el fondo somos gente maja. ;-P

Este blog funciona gracias a WordPress con el theme GimpStyle diseñado por Horacio Bella.
Entradas y Comentarios feeds. XHTML y CSS válidos.