Me cago en el Internet Explorer

“El texto siguiente contiene palabras que pueden herir la sensibilidad tecnológica del espectador. No recomendado a menores de 18 años.”

Resulta que gracias al soplo de un lector habitual (gracias, Simplifica), me he dado cuenta que llevo varios meses publicando una serie de anotaciones al final de los posts que no se están viendo bien por culpa del maldito Internet Explorer. Aquellos lectores que están usando Firefox u otros navegadores sí lo están viendo correctamente. Pero los que usáis Explorer no. Con una imagen lo vais a entender mejor:

Se tratan de esas notas al pié que dicen qué música estoy oyendo o los juegos a los que estoy jugando, entre otras cosas. Esto es algo que ya expliqué en uno de los primeros posts y de lo que estaba bastante orgulloso. Pues ahora estoy cabreado.

Para un entendido en la materia, el problema reside en la incapacidad de Internet Explorer de interpretar marcas de código XML. Para los que no somos tan expertos, esto es una putada.

Y no sólo es que no se ven los iconos como se deben ver, sino que toda la web se muestra diferente: anchos de columnas, tamaños de texto…. ¿Cuál está bien? Pues si hablamos de código, la correcta es la de Firefox (a día de hoy). Pero si tenemos en cuenta que el 80% de los internautas europeos y el 85% de los estadounidenses usan Explorer, pues entonces la segunda es la buena. Si no consigo que todos lo vean bien, el problema es mío. En un futuro, esperemos que sí, esto no ocurrirá y todos veremos lo mismo.

Para el que no lo entienda, es como cuando en el colegio todos tenían el libro de matemáticas nuevo y tú tenías el heredado de los primos. Algunas páginas variaban y ocurría que en vez de un problema sobre trenes aparecía uno de campesinos y hectáreas de trigo. Pues ahora imagínate que en vez de estar en clase notando la diferencia y apuntando en el lateral el contenido diferente estás en tu casa haciendo los deberes. Tú haces el problema de trigo con sudor y lágrimas, y llegas todo chulo al día siguiente y al corregir ves que el resultado son 180 km/h. Así me siento yo ahora.

Ya tengo más o menos identificado el problema, aunque no sé muy bien como arreglarlo, ni tengo mucho tiempo para hacerlo. Simplemente dejaré de hacer esas anotaciones temporalmente. Pero el cabreo que tengo al saber que a muchos (¿muchos?) se os habrá quedado cara de interrogación al leer frase sueltas del tipo: “Flipando con Ariel Rot”, eso no tiene precio.

Al que quiera cambiar, le recomiendo Firefox.

Sin comentarios »

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Dejar un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este blog funciona gracias a WordPress con el theme GimpStyle diseñado por Horacio Bella.
Entradas y Comentarios feeds. XHTML y CSS válidos.