Hombres de cristal

Eres jóven y te ves fuerte. Nadie puede pararte.

Pero a poco que te pongas a pensar te das cuenta: el hombre está hecho de cristal. Somos frágiles.

Un constipado, una gripe, un resbalón en una escalera, un trozo de carne mal masticado, un dolor de muelas, una enfermedad a contrapié, un camión que no frena a tiempo… y todo cambia.
Somos hombres de cristal.

6 Comentarios »

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

  1. yo vi pasar mi vida entera en un segundo ante mis ojos, la culpa la tuvo una aceituna con hueso.

    Desde entonces disfruto a tope de la vida: veo todos los sábado cine de barrio a topeeee, subidónnnn

    Comentario por dani — 11 abril 2007 #

  2. Y sin embargo… somos capaces de recuperarnos de los peores males. Úlceras en el estómago, vertebras rotas, amputaciones de bazo, cambios de corazón, un solo riñón o niños que nacen con la cabeza pegada a su hermano gemelo.

    Hace unos años tuve un herpes en la córnea. Cuando el médico, después de tres días de tratamiento intensivo, se separó de la máquina que se interponía entre sus ojos y los míos, le vi respirar con alivio y en sus pupilas había una contenida emoción. Había estado a unas horas de quedarme ciega… Ciega!! Una diseñadora gráfica! Era de coña, pero no tenía ni puñetera la gracia. La había salvado de puto milagro, y sin embargo… un año más tarde no se notaba nada. Sin secuelas, sin marcas de guerra.

    Aún mejor que cualquier máquina. Piensa por ejemplo en la consola más sofisticada, en un coche, o en la puta nevera. Como le falle una pieza, una tuerca mal puesta, un desajuste en cualquier sitio, ya no funciona nada. Pero si es la lavadora, que como esté mal calzada, monta una escandalera que ni pa dios!! Yo llevo tres meses con un esguince en el tobillo y voy con tacones!

    Esa es la magia del ser humano. Débiles ante una bala, y sin embargo… gigantes que se crecen en la adversidad.

    Comentario por aida — 12 abril 2007 #

  3. por cierto, Dani. Que yo vi a uno a punto de picharlas por un trozo de lechuga. Más pizza y menos ensaladitas!!

    Comentario por aida — 12 abril 2007 #

  4. Anda que no se me han caído a mi botes de cristal desde alturas considerables y han salido ilesos…
    El cristal también es fuerte, cuando tiene que serlo, y nosotros también.

    Comentario por Tania — 12 abril 2007 #

  5. A mí me salvó mi padre de morir atropellado, con 3 años.
    Luego, más mayor, jugando a los coches en mi casa, un presentimiento me hizo apartarme y un jarrón marcó el parquet de mi casa en vez de mi cabeza.
    Y hace unos años me di un golpe con un coche que no sé por qué no fue mortal.

    Y aún me quedan 4 vidas…

    Y las voy a pasar comiendo pizza, claro.

    Comentario por Julito — 27 abril 2007 #

  6. ES IMPORTANTE LOS APUNTES QUE HAN ESCRITO PERO LA VIDA NO ES SOLO DISFRUTARLA EN EN MOMENTO, SI NO MAS BIEN SAVER CON QUIEN A DE COMPARTICE ESE MOMENTO,ES POR ESO QUE BUSCO ESA PERSONA CON LA CUAL CAMINAR EN LA PLAYA VIENDO LA LUNA ILUMINAR SU ROSTRO. SUERTE EN SU CAMINO.

    Comentario por caser — 13 marzo 2008 #

Dejar un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este blog funciona gracias a WordPress con el theme GimpStyle diseñado por Horacio Bella.
Entradas y Comentarios feeds. XHTML y CSS válidos.