Los juegos de mesa vuelven a casa

Con tanta consola y tanta maquinita había perdido de vista el mundo de los juegos de mesa. No ha sido hasta hace un par de años, después de que mis padres nos regalaran por Reyes el “Genial“, cuando volví a interesarme por el mundo de las fichas, los dados y los tableros plegables.

Cuando uno piensa en juegos de mesa es fácil pensar en el “Parchís”, el “Tragabolas”, el “Quién es quien” o el “Trivial”. Y aunque estos son gandes clásicos, y yo un fan incondicional de ellos (en especial del Trivial), los juegos de mesa han evolucionado bastante en estas últimas décadas. Quizá contagiados por sus hermanos digitales o por el mundo del rol, ahora es fácil encontrar juegos de mesa bastante chulos. Juegos que proponen intrigas muy bien noveladas o partidas rápidas pero muy adictivas. Además, aprendiendo de nuevo de sus hermanos, puedes comprar expansiones para añadir nuevas temáticas o complicar la partida. Y como no podría ser de otra manera, en la web se aben comunidades de fans dispuestos a compartir consejos e incluso a ayudarte a personalizar aún más tu juego.

A mi me llaman mucho la atención los juegos que se reducen a una simple baraja de cartas, lo que facilita poder guardarlos en casa o llevarlos en el bolsillo sin problemas. Atención a la empresa Cromola, verdadera especialista en esta cuestión.

El único problema, como siempre, que en algunos de los casos hacen falta un buen puñado de jugadores para que el juego merezca la pena, y eso, claro está, no siempre es fácil de conseguir.

Os dejo una lista de algunos de los que más me han impresionado últimamente (se aceptan recomendaciones):

  • Jungle Speed. Peleas tribales por conseguir un totem de madera. Bueno para grupos.
  • The Hive (la colmena). Este ha llegado a casa hace un par de días. Un ajedrez pero cambiando alfiles y peones por escarabajos y hormigas. Tremendo, y para dos jugadores.
  • Genial. Ya os he hablado de él, pero no por ello me lo voy a saltar. Máximo 4 personas, pero es el juego de más éxito en los últimos años. Una palabra: adictivo.
  • Bang!. Duelos en el lejano oeste. Caerá en navidades, sino antes. Hay varias ediciones, pero ese estuche metálico en forma de bala quedará precioso en la estantería del salón. Lo malo, no hay de momento versión en español.
  • Los Hombres lobo de Castronegro. Emoción y misterio. Una niña tiene la salvación. Rol con apenas una decena de cartas. Este también caerá pronto.

Me dejo alguno como “Los colonos de Catán”, “Ciudadelas”, “Carcasone”, “Times up” o “Aventureros al tren” e incluso alguno que acabo de ver mientras miraba enlaces y que tiene muy buena pinta.

Bienvenidos a casa otra vez, queridos juegos de mesa.

1 Comentario »

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

  1. Enséñame a jugar al “Catán” que tengo un colega que juega ya incluso con una expansión y me ha dicho que le hacen falta jugadores.

    Por cierto, ¿cómo se llamaba ese juego que teníamos que iba de escuadrones espaciales y muñequitos en plan wargamero? Que también hay que desempolvarlo.

    Y no busques el Trivial nuevo.

    Comentario por Santi — 2 noviembre 2008 #

Dejar un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este blog funciona gracias a WordPress con el theme GimpStyle diseñado por Horacio Bella.
Entradas y Comentarios feeds. XHTML y CSS válidos.